Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reebot o se continúa la historia???
Jue Oct 01, 2015 12:22 am por Albert Hollow

» Instituto Durmstrang {Afiliación Normal}
Dom Mar 22, 2015 1:08 am por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Élite]
Lun Mar 02, 2015 6:15 pm por Invitado

» Ficha!
Vie Feb 27, 2015 5:46 pm por Jeremy T. Bradley

» Muescas en la escoba (Astoria Greengrass)
Mar Feb 24, 2015 3:30 pm por Astoria Greengrass

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Miér Feb 18, 2015 9:54 am por Invitado

» Selección de Amethyst Aktinson
Vie Feb 13, 2015 6:42 am por Amethyst J. Aktinson

» No me voy pero tampoco estoy
Jue Feb 12, 2015 10:56 am por Niniel

» ¿Un lugar comun....? (Abierto)
Miér Feb 04, 2015 11:45 pm por Niniel

» Propagando el fuego. [Luthien]
Miér Feb 04, 2015 2:09 pm por Colin Creevey

Gryffindor
000
Hufflepuff
005
Ravenclaw
- 010
Slytherin
005
Durmstrang
002
Mahoutokoro
000
Academia Brasil
000

Afiliados Hermanos

Afiliados


One Foot in Front of the Other § Autonarrado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One Foot in Front of the Other § Autonarrado

Mensaje por Hermione J. Granger el Sáb Nov 29, 2014 8:10 pm

Noviembre


Hermione Granger era una mujer orgullosa, si es que se podría llamar mujer. Apenas tenía 19 años, cumplidos durante Septiembre, solo un mes atrás. Un cumpleaños que como tantos otros había pasado desapercibido para sus amigos y que como todos los años su orgullo impidió que se los dijera directamente.

Su vida había dado vueltas, tantas vueltas, aun no entendía como todo había terminado tan mal... ella aun sostenía entre sus manos el posillo de café, frío... frío desde hacía al menos media hora, tiempo que la mujer que tuvo delante tardó en beber el propio y marcharse, tiempo en el cual había considerado todas las posibilidades, ¿que posibilidades tenía? Realmente si no fuera por Ron era como luchar sola contra la corriente y el mismo pelirrojo que siempre había sido su talón de Aquiles se había convertido en un pesado blackberry...

Jamás se dio cuenta cuando esta amistad había dejado de ser una amistad y se había convertido en una carga. No sabía en que punto sus amigos habían decidido seguir sus vidas, como habían logrado superarlo, como habían sostenido todo entre sus manos, habían destrozado vidas en el campo de batalla con o sin intención: Los padres de Ron, Dennis, se imaginaba que Ojo Loco también debía tener familia, las posibilidades de ser libre de Sirius, extrañaba al amargado profesor Snape... y a la mujer que le había hablado.

Había sido un susurro, una tentación, promesas y secretos, pedidos, demandas... y ella... ella tenía que decidir que hacer, que deseaba hacer, porque había tanto que deseaba... tanto que podría arder en sus entrañas, que podría matarla lentamente, consumirla, como ella misma ya se había consumido: Hasta destrozar su cuerpo, hasta quebrar su mente, había dejado que todo llenara de culpa su vida. ¿Como podía callar las voces de los muertos? ¿Olvidar el cliquear de la cámara de Colin?

Acarició la taza, acercándola a sus labios para probar el dulce contenido que no sabía más que a amargura y decepción. ¿Realmente era capaz de salir a la calle y pelear por algo que no estaba segura? ¿Por algo que quizá no creía? En este instante le parecía posible. En otros momentos pensaría lo ilógico del asunto, lo irónico y planamente estúpido que era esto, pero ahora, ¿a quien podía recurrir? Se acercaba navidad y recordaba a Luna invitándola, diciéndole que Draco estaría allí, sus nervios, los ojos claros y conocedores de la rubia, ¿ella seguiría siendo su amiga si supiera lo de Astoria?

Sin Harry, sin Ron, Neville desde el fin de la guerra no había regresado con la escusa que la abuela lo quería cerca pero podría terminar el colegio al año siguiente, Luna con una bebé por todos lados, Ginny... era Ginny, era una buena amiga, pero no era su amiga exactamente, aunque era buena y si lograba recuperar a Harry se sentiría muy feliz por ellos. ¿Que le quedaba? Los papeles para vender la casa de sus padres, un rincón frío y las ardientes memorias: Estaba sola y ella le había prometido su compañía.

¿Que estaba dispuesta a hacer para que esto no se repitiera? Lo que fuera, lo que fuera que la salvara de esta oscuridad que cada vez se acercaba más, estaba aterrada.

Se mordió el labio, una manía al pensar de hace años, observando su brazo, la clara cicatriza en él: ‘Mudblood’. Eso era lo que era... no había más en ella, una sangre sucia, siempre lo sería. Por eso no se sintió culpable al lastimar su dedo y colocarlo en el contrato de confidencialidad, la huella roja formando su huella digital y firma para sellar su destino.



You can’t Stop it!:

avatar
Hermione J. Granger
Adultos

Mensajes : 468
Localización : La Biblioteca

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.