Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reebot o se continúa la historia???
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptySáb Jul 28, 2018 6:53 pm por Draco L. Malfoy

» Instituto Durmstrang {Afiliación Normal}
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyDom Mar 22, 2015 1:08 am por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Élite]
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyLun Mar 02, 2015 6:15 pm por Invitado

» Ficha!
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyVie Feb 27, 2015 5:46 pm por Jeremy T. Bradley

» Muescas en la escoba (Astoria Greengrass)
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyMar Feb 24, 2015 3:30 pm por Astoria Greengrass

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyMiér Feb 18, 2015 9:54 am por Invitado

» Selección de Amethyst Aktinson
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyVie Feb 13, 2015 6:42 am por Amethyst J. Aktinson

» No me voy pero tampoco estoy
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyJue Feb 12, 2015 10:56 am por Niniel

» ¿Un lugar comun....? (Abierto)
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyMiér Feb 04, 2015 11:45 pm por Niniel

» Propagando el fuego. [Luthien]
The girl who waits {Harry J.Potter} EmptyMiér Feb 04, 2015 2:09 pm por Colin Creevey

Gryffindor
000
Hufflepuff
005
Ravenclaw
- 010
Slytherin
005
Durmstrang
002
Mahoutokoro
000
Academia Brasil
000

Afiliados Hermanos

Afiliados

function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});
The girl who waits {Harry J.Potter} Chatbox_zpsbb01608e

The girl who waits {Harry J.Potter}

Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Ginevra M. Weasley el Miér Jun 25, 2014 5:56 pm

El colegio se encontraba sumergido en un sueño profundo, pero ese no era mi caso. Seguía con su nota en mi mano, eché un vistazo al espejo antes de salir del dormitorio; mi viejo camisón largo, mis zapatillas rotas y mi cabello rojizo por la cintura, definitivamente aquel no era mi mejor reflejo.

Las últimas noches no había dormido demasiado, era incapaz de conciliar el sueño, aquel mensaje en la pared...

Salí de los dormitorios sin que nadie se percatara, el hecho de vivir en la madriguera y tratar de escabullirme sin que el agudo oído de mi madre lo percatara me había preparado para eso. Recorrí la Sala Común ahora vacía y salí por el retrato de la Dama Gorda, la cual, se encontraba roncando a unos decibelios nada agradables.

Su nota seguía en mi mano, jugueteando entres mis dedos; ni si quiera me había puesto la túnica, sin duda me arrepentiría una vez pusiera un pie fuera del castillo. No pensaba en nada mientras bajaba las escaleras, al contrario que en los días anteriores, mis pensamientos se habían bloqueado, únicamente veía su letra:


"00:30 Lunático"

Sabía que era él, sólo podría ser él. Llegué a la entrada, gracias a Merlín Filch aún no la había cerrado, me escabullí por ella notando el aire helado de aquella noche. Pasé mis manos por los brazos y seguí caminando hacia el Sauce Boxeador. Lunático, estaba claro el lugar, muy pocos sabían aquello, debía ser él.

A los pocos minutos me encontraba frente al majestuoso árbol, no me sentía con los ánimos suficientes como para esquivarlo y apretar el nudo de su base, por lo que opté por sacar la varita


-Inmobilus...-susurré.

En pocos segundos el sauce quedó estático permitiéndome el paso, me agaché mientras alguna rama se enredaba en mi cabello. Dejé de darme calor con mis manos, por extraño que pudiera parecer aquel lugar se encontraba cálido, como si últimamente estuviera siendo visitado por alguien o algo. Seguí caminando mientras mis pensamientos comenzaban a activarse; era lógico que aquel lugar estuviera ahora algo más "reformado", sin duda después de la guerra el número de licántropos había aumentado, era de esperar que alguno estuviera ahora mismo en Hogwarts.

Empecé a caminar un poco más lento instintivamente, ¿habría llegado ya? Aún era temprano, pero yo ya me encontraba ahí, nerviosa, sin saber muy bien qué iba a decir. Entré en la habitación y para mi sorpresa había una cama perfectamente hecha, las tablas seguían medio rotas y dejaban pasar a la perfección la luz de la noche; suerte que no estuviéramos en esa fase lunar.

Tal y como me imaginaba no había rastro de él. Me senté en la cama con el ceño fruncido, dejándome tentar por la calidez de aquella manta que susurraba mi nombre. No estaba ahí y quizás no iba a aparecer; seguí con aquella nota entre mis dedos, volví a mirarla antes de dejarme caer.

No podía comprender cómo seguía en pie la Casa de los Gritos, el techo era casi inexistente, podía repasar sin dudas la última clase de Sinistra. Mis ojos se fueron entrecerrando, mis dedos seguían jugueteando con aquel papel y los minutos fueron pasando...

Daba igual si la guerra había terminado, seguía siendo la chica que esperaba.


The girl who waits {Harry J.Potter} RAoJ7CO
Ginevra M. Weasley
Ginevra M. Weasley
Gryffindor

Mensajes : 41
Localización : Campo de Quidditch

Volver arriba Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty Re: The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Harry J. Potter1 el Mar Jul 08, 2014 5:37 pm

¿Qué rayos estoy haciendo? Me arrepento de enviarle la nota con Kreacher, pero las cosas son así, lo hecho, hecho está y, para mi tristeza, mi elfo doméstico no pudo rescatar la nota.

Quisiera no ir, ser un poco más cobarde y echarme a correr lejos de esta casa que ha sido escenario de la mayor parte de mi vida. Respiro profundo y pienso que las cosas no tienen por qué salir mal. Quiero decir, ella siempre fue la persona más fuerte que conozco, incluso más fuerte que yo mismo. Eso me recuerda la última vez que hablamos como es debido en el último curso que yo pasé en esta escuela. Se me retuerce el estomago sólo de pensarlo y me recuerdo que debí de comer algo antes de salir de casa.

Pero... esto podría tomarse como una visita de amigos, ¿no? Como la que le hice a Hermione hace poco. Me sudan las manos mientras sigo el camino que va de Hogsmeade hasta la puerta de la casa de los gritos. Lanzo un largo, larguísimo suspiro pensando en esas tres personas que estuvieron en esta misma casa muchos años atrás, esas personas que fueron fundamentales en mi vida. Los merodeadores. Pero este pensamiento no dura mucho porque todas mis ideas vuelven a lo mismo. A que ya no estoy tan seguro de qué hago aquí, a que mi mejor amigo me matará cuando se entere de que me reuní con su hermana, misma a la que, según sus palabras, dejé destrozada con mi partida.

Sin embargo, hay algo más grande que me mueve, es esta certeza enorme de que no puedo aplazar más esta reunión, que de esto depende mi bienestar, porque, si somos sinceros, mi felicidad depende de ella. Tampoco es que quiera ser egoísta, ella aún tiene un periodo en la escuela y quizá se tome un tiempo después de la misma para conocer el mundo. El punto es que, durante ese tiempo, puede conocer a magos mejores que yo, a personas mejores que yo. No puedo privarla de eso, ni aunque lo quisiera.

Abro la puerta y mis botas hace sonar el suelo de madera de la casa de los gritos. Por un segundo pienso que podría ceder contra mi peso, pero luego me recuerdo que este lugar ha pasado por muchas cosas, un chico de mi estatura y mi complexión no podría derribarla ni queriendo. Al instante noto el rastro que sé que me llevará a Ginny. El corazón se me comprime y tengo que tomar una enorme bocanada de aire para recomponerme. De pronto hace un calor enorme y parece que me salen cascadas de las manos. Las limpio con calma sobre la túnica de viaje y termino por quitármela porque me siento dentro de un horno. Había olvidado lo nervioso que podía ponerme en su presencia.

Me armo de valor, respiro de nuevo y subo las escaleras, haciendo mucho ruido sin poder evitarlo ni un poco. He aprendido algunos trucos con los aurores, algo para ser más sigiloso con o sin magia, pero por el estado de la casa me es imposible hacer las cosas bien. Mejor así, que esté preparada para verme o, en todo caso, que se vaya si se ha arrepentido.

Pero no lo ha hecho. Ahí está, es ella. Con los mismos penetrantes y hermosos ojos castaños que, un día y sin esperarlo, me volvieron loco y no me han dejado en paz desde entonces. Intento parecer normal, como si no me estuviera muriendo de ganas por correr y besarla. Antes debemos hablar.

- Hola, Ginny- le digo, conteniendo a penas la emoción y dándole un atisbo de sonrisa. No estoy seguro si ahora se pondrá en pie para venir a golpearme o me devolverá una radiante sonrisa.
Harry J. Potter1
Harry J. Potter1

Mensajes : 57

Volver arriba Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty Re: The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Ginevra M. Weasley el Mar Jul 08, 2014 7:29 pm

Morfeo se encontraba susurrándome al oído  palabras sobre un nuevo comienzo. En ese instante en el que mi consciencia empezaba a ser abrazada por sus palabras, un agudo sonido proveniente del piso de abajo bloqueó por completo el tiempo y el espacio. Apoyé la mano derecha sobre el viejo colchón, incorporándome lo suficiente como para vislumbrar la entrada de la habitación.

Era cierto que el estado del edificio no resaltaba por su resistencia, quizás ese ruido lo había producido el mismo viento; sí, eso tenía más sentido. El crujido se repitió, esta vez más notorio y cercano; apoyé la otra mano irguiéndome completamente sin ser capaz aún de sostener mi peso con los  pies. Mi estómago se enredaba entre sí, mis labios comenzaron a secarse por el nerviosismo; aquel minuto se estaba transformando en horas.

Tragué saliva sin pestañear, tratando de arrastrar el temor que sentía en esos momentos. ¿Sería él?  Notaba cómo mi sangre era bombeada a gran velocidad, percibía las células de mi dermis oxigenarse y agradecer en forma de cosquilleo el nuevo estado que mi núcleo les ofrecía.

¿Qué se supone que iba a decirle? ¿Qué tenía que contarme él? ¿Por qué quedar ahí a esa hora? ¿Estaría de nuevo en peligro? Era consciente de que Ronald no me habría dicho nada de ser así;  ¡por Merlín en ese mismo instante odiaba al pelirrojo con todas mis fuerzas! Tantísimos días esperando esto y ahora mis cuerdas vocales se habían desvanecido. ¡Qué maravilla Ginevra!

Estaba enojada, de eso no tenía dudas: había sido comprensiva demasiadas veces, respeté sus decisiones aunque no pensara lo mismo, le había apoyado en todo, incluso si lo que quería era separarme de él. Si podía ser de ayuda iba a esforzarme en ello, y aunque no contara conmigo como con Ronald y Hermione, yo sí contaba con él. Yo, y todos los del ED; pero pasar todo ese año sin saber si estaba vivo o muerto, ¡ni una sola señal! Sí, era consciente de que no podía arriesgarse a que le encontraran, pero mi enfado en este momento no era nada racional. Era un cúmulo de sentimientos hormonales acumulados durante demasiado tiempo.

Él no había elegido estar en esa posición, no soñaba con arriesgar su vida y de los que amaba, pero tampoco parecía ser consciente de que ponía en peligro la suya sin pensárselo ni una sola vez. ¡Por Morgana! ¡Le pensaba muerto! Vi su cuerpo inerte en los enormes brazos de Hagrid; durante unos segundos me rompí en pedazos y ni aún sabiendo ahora que todo había terminado, podía relajarme, no hasta que...

Aguanté la respiración al escuchar el chirrido del oxidado pomo girar, parpadeé por fin pudiendo ver sus botas negras adentrarse en la habitación.

Y todo se evaporó, ya no era consciente de dónde estaba, de qué hora era o por qué llevaba mis andrajosas zapatillas. Unos hilos invisibles tiraron de mis hombros obligándome a levantar y a caminar apresurádamente hacia él, asegurándome de que no era una imagen que me regalaba Morfeo, de que aquel cuerpo que ahora sentía contra el mío era el suyo. Notaba cómo mis ojos se humedecían a la vez que mis pulmones se llenaban de su olor. Todo aquello que había llenado mi cabeza durante  las infinitas semanas se desvaneció con aquel atisbo de su sonrisa.

Así me mantuve durante no sé cuánto tiempo, asegurándome de que era real; que su nuca, su espalda y sus brazos se encontraban alrededor de mi piel.


The girl who waits {Harry J.Potter} RAoJ7CO
Ginevra M. Weasley
Ginevra M. Weasley
Gryffindor

Mensajes : 41
Localización : Campo de Quidditch

Volver arriba Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty Re: The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Harry J. Potter1 el Vie Jul 18, 2014 3:41 pm

Pasan horas, larguísimas horas mientras ella me ve. O eso es lo que siento. Intento no apartar la mirada, pero la suya me aplasta, me atraviesa como lo hacía la de mi viejo profesor. Parece demasiado para mí, pero lo soporto, porque más allá de molestarme, esa mirada fuerte e inteligente me cautiva como nadie lo ha hecho. Siempre que veo esos ojos de pobladas pestañas me pregunto qué pasará por su mente, si al menos un momento tengo el privilegio de entrar por casualidad en alguno de sus pensamientos. Hoy estoy seguro de que piensa en mí, pero la incógnita sigue presente. ¿Qué pensará? Probablemente esté ideando una manera de matarme, o la forma de sacar su varita y lanzarme una maldición. Yo me maldeciría a mí mismo. Lo único que me pasa por la cabeza es que la dejé, que me fui sin más a seguir unas órdenes que ni siquiera habían sido dadas. Nunca me quise hacer el héroe y no es que la haya cambiado por mi ego o mis ganas de sobresalir, pero muchos lo ven de esa manera y me preocupa que ella también lo crea.

Sigo esperando por su reacción, que me devuelva el saludo o que, de una buena vez, me diga que soy un idiota, cosa que no le discutiría. Pero ella se queda ahí, mirándome de una forma demasiado personal, demasiado profunda, que me hace erizar el cabello de la nuca. La gente generalmente se me queda viendo la cicatriz, cosa que es incómoda, pero ella me ve... me ve y me ve en serio. ¿Cuánto llevamos aquí parados, mirándonos mientras yo no deseo hacer otra cosa que no sea besarla y abrazarla?

El tiempo se alarga aún más y, por fin, ella se acerca. Ya sea para golpearme o para darme un abrazo, agradezco que se mueva, que me saque de esta duda, pero más que nada, que su movimiento la vuelva real. Llega hasta mí y me rodea con sus brazos. Mi corazón se para unos segundos para comenzar a latir con mucha fuerza, haciéndome daño en las costillas, pero no es un daño que moleste, al contrario, es uno que me hace sentir vivo. Ginny me hace sentir vivo.

Automáticamente la rodeo con mis brazos, esa pequeña y cálida cintura, y una de mis manos sube a su largo y sedoso cabello. Es como volver a sexto grado, andar por Hogwarts con besos robados y momentos felices, ese tiempo que parecía de la vida de alguien más, alguien normal que no tuviera que enfrentarse a Voldemort. Cierro los ojos y disfruto del calor de su cuerpo, del delicioso y dulce aroma que emanan su piel y su cabello. Nada tienen que ver con los perfumes, las cremas o el jabón de baño. Eso es algo muy de ella, es su esencia que no me he podido sacar de la cabeza. Si antes estaba nervioso, ahora simplemente estoy. No sé cómo me siento, o cómo debería sentirme, soy una revoltura de todo y poco me importa. Lo único relevante para mí en este momento es la hermosa pelirroja que tengo entre mis brazos.

Quisiera llevármela lejos y desaparecer con ella, ir a un lugar donde su hermano no se enfade porque la quiero, donde el daño que le hice no pese más que todo lo demás, donde no me sienta tan culpable de haberla dejado... Entonces recuerdo que no existe. Pero me puedo llevar algo, ¿no?

He arriesgado mi vida tantas veces, he puesto el cuello bajo la guillotina por todos mis amigos en más de una ocasión, y pocas veces me he preocupado por momentos como éste, que justo ahora quiero ser un poco egoísta, quiero hacer lo que se me venga en gana, pensar en mí mismo. ¿Por qué no comenzar a disfrutar la vida ahora? Siempre viví con miedo y preocupación, ¿por qué no ser feliz ahora que se supone que todo está bien? Recuerdo a Sirius, Remus, Tonks, Fred y mis padres, la cara de Colin, y entonces estoy seguro: tengo que vivir por todos ellos. No para ellos, lamentándome de que sus muertes son mi culpa; sino por ellos, disfrutando de la vida que todos ellos ayudaron a preservar.

Son todos estos pensamientos que me pasan por la cabeza en milésimas de segundo lo que me lleva a, lentamente, subir mis manos por el cuerpo de Ginny, recorriendo su cintura, los costados de sus costillas, un poco de la espalda, su cuello, y por fin tomar mi cara entre sus manos. Sospecho que luego me arrepentiré de esto, que quizá es una mala idea y un golpe bajo para ella, pero justo ahora no puedo pararlo. Ahí están sus labios, a centímetros de mí, y es inevitable. Le doy una última mirada a esos ojos, a ese rostro que me es tan familiar y le planto un beso en los carnosos, cálidos y suaves labios.

Son tal y como los recordaba, su calidez me llena por completo, hace que me sienta contento. Entreabro mis labios para poder probarla. Es como si su aroma personal tuviera un sabor y este se filtrara entre sus labios, sólo que concentrado en comparación del que emana su piel. Es delicioso y embriagador, tanto que a penas noto lo que estoy haciendo. El aire se me escapa rápidamente, mucho más deprisa de lo que me gustaría. Quiero más tiempo con ella, con sus labios para degustarlos a placer. Pero el tiempo se me acaba y lo único que puedo hacer es morder ligeramente su labio inferior y quedarme con algo de ella, por poco que sea.

Entonces la magia se rompe y yo me doy cuenta de las cosas, de lo que se me viene encima. Estoy besando a la hermana menor de mi mejor amigo, a la chica que dejé esperando por mí durante un largo año, a la misma que dejé por ir a ni yo sabía donde. ¿A quién quiero engañar? Yo no soy normal, nunca lo he sido, no soy un mago más; y por tanto, no puedo esperar a que Ginny Weasley siga esperando por mí para cuando tenga la disponibilidad y el valor de ser feliz.

La suelto con calma, sintiendo las manos tan frías que casi duele, y me alejo un paso de ella, aclarándome la garganta y pasándome la lengua por los labios, llevándome los últimos rastros de Ginny sobre mí. Ahora menos que nunca sé qué rayos hago aquí y presiento que eché todo a perder.

- Yo... perdón...- tartamudeo sin saber por qué me disculpo, sólo sé que, de una forma o de otra, lo que parecía una buena idea, está terminando en desastre.
Harry J. Potter1
Harry J. Potter1

Mensajes : 57

Volver arriba Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty Re: The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Ginevra M. Weasley el Sáb Ago 02, 2014 1:14 pm

Aprieto su chaqueta entre mis dedos, no quiero separarme de su cuerpo. Ahora no, tampoco luego. No pienso soltar ese trozo de tela que me ata a él, si sigo ejerciendo fuerza estoy segura de que el téxtil se fusionará con la yema de mis dedos; esa podría ser una escusa perfecta para no tener que separar mi aliento de su cuello.

Sus manos se mueven, comienzan a recorrer mi frío cuerpo. Las tablas rotas dejan pasar un aire helado, pero no es esa la causa de que mi cuerpo se halle a tan baja temperatura, simplemente toda la sangre que regaba mis  venas se ha condensado en cierta zona de mi pecho izquierdo.  Rodea mi cintura, siento sus cálidas manos aferrarse a mi camisón. Sigue avanzando sobre mi cuerpo causando que mi vieja camisola se eleve mostrando mis rodillas, sintiéndome acariciada por él.

¿Realmente me está tocando? ¿No estoy dormida?

Quizás era un sueño, y si era así no pensaba despertar, me aferraría a cada imaginario segundo.

Sus manos pasaron por mi costado provocando que mi abdomen se contrajera instintivamente, que en mi rostro surgiera una enorme sonrisa rozando su cuello. Siguió subiendo, obligándome a soltar su abrigo y a hundirme en esos ojos verdes. Los mismos ojos verdes en los que me perdí siete años atrás.

Pude ver algunas marcas alrededor de su contorno, marcas que no recordaba que tuviera, minúsculas cicatrices en sus pómulos ahora algo rosados. Su palma se posó sobre mi nuca, levanté los hombros involuntariamente mientras el vaho se escapaba de mi boca, cerrando los ojos, llegando a pensar durante una milésima de segundo que quizás, y solo quizás, aquello podía ser real.

Levanté los párpados sintiéndole aún más cerca, pudiendo notar cómo el calor de sus labios se transmitía a los míos sin ni si quiera rozarlos; desde esa distancia cualquier peca podría saltar de mi rostro y aferrarse al suyo.

¿Por qué se mantiene tan cerca? ¿Por qué se queda parado? ¿Por qué no puedo reaccionar? ¿Por qué no lo hace él? ¡Este es mi maldito sueño!

Ya había probado esos labios, ¿cuál era el problema? Si lo deseaba, si necesitaba envolverme en su esencia... Mi subconsciente podía perfectamente copiar un beso anterior, no me importaba, no necesitaba algo nuevo y diferente; por pequeño que fuera me conformaría. Le quería a él, y si no iba a tenerle al menos mi mente podría evadirme regalándome algún momento pasado.

Moje mis labios justo antes de recibir los suyos, dejando escapar un sonido de satisfacción y nerviosismo, dándome cuenta de que aquello definitivamente no era un sueño. Que aquel sabor era imposible de replicar ni en la imaginación; entreabrí la boca para acoger el borde de su lengua, llegando a disfrutar de nuevo de ese dulzor casi olvidado.

Se separó lentamente mientras yo abría los ojos, aún con los labios separados y un bucle rojizo pegado a mi labio inferior, aquel labio que hacía solo un instante apretaba Potter. Fruncí el ceño mientras mis ojos castaños se humedecían de nuevo, pero no exactamente por la misma sensación que hacía un par de minutos.

No es un sueño, está aquí. Es él, está aquí...
Está aquí y se separa...


Su cuerpo se fue alejando del mio lentamente, mis manos pasaron por sus brazos antes de que diera el paso atrás. La temperatura que había ganado mi cuerpo segundos atrás se desvaneció como el humo de mi boca, dejándome fría de nuevo, fría y desorientada.

-¿Pe-perdón?

¿Se disculpaba por haberme besado? ¿Quizás por no haberse puesto en contacto conmigo desde hacía meses? ¿Por desaparecer de la madriguera cada vez que escuchaba mi nombre? Parpadeé un par de veces, parando justo antes de que el elemento acuoso que invadía mi párpado recorriera mi mejilla.

Suspiré indignada y confusa; relajando mis brazos a la vez que tensaba mis manos enredándolas en mi camisón. Nos entendíamos, no hacía falta que habláramos, siempre nos habíamos comunicado con una simple mirada. Tragué saliva tratando de no perder la compostura ante las palabras que saldrían de su boca, de no abalanzarme hacia el azabache que tenía frente a mi y golpearle; arrepintiéndome de no haber tomado mi varita para poder maldecirle en este mismo instante.

Otra vez no...

Y ahí estábamos, uno frente al otro sabiendo exactamente lo que iba a pasar. Me iba a sacar de nuevo su discurso noble, exactamente la misma historia de siempre, la misma historia y los mismos actos que me habían enamorado años atrás.

Debía escucharle y eso haría, pero esta vez no sería él el primero en hablar.

-Harry, esta vez no. -le miré fijamente-No puedes aparecer después de meses, besarme, pedir perdón y abrir la boca para decir otra cosa que no sea que lo intentarás.


The girl who waits {Harry J.Potter} RAoJ7CO
Ginevra M. Weasley
Ginevra M. Weasley
Gryffindor

Mensajes : 41
Localización : Campo de Quidditch

Volver arriba Ir abajo

The girl who waits {Harry J.Potter} Empty Re: The girl who waits {Harry J.Potter}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.